La belleza y la edad

La belleza no tiene edad, talla ni color. La estética y la belleza van más allá de lo superficial y está conectada con la salud y la longevidad.

La cuestión ya la planeó Karl Jung cuando dijo: “Todos nacemos originales y podemos morir siendo copias”. La mayoría de personas se comparan y luego se esfuerzan por imitar, en vez de crear. El secreto está en que no debemos imitar ni competir sino crear.

El mejor protector solar se vende en la fruteria (albaricoques y tomates) y como dice Sofía Loren: “nada hace más bella a una mujer que sentirse bella”

Una persona feliz y serena se muestra más bella que otra que sufre estrés, aburrimiento o depresión. Se dice que la belleza verdadera irradia desde el interior.

Una persona que siente celos, rabia, depresión puede intentar ocultarse tras un maquillaje o unas gafas de sol muy caras y de marca pero no engaña a casi nadie, quizá solo a sí misma.

El hombre, antes luchador, se ha convertido en urbanita y ahora cultiva en los gimnasios unos músculos que no necesita ni utiliza, solo los exhibe.

El cuerpo humano es la mejor de las farmacias. La belleza a cualquier edad necesita más equilibrio en vez de tantos productos de venta en farmacias y perfumerías. Los enemigos de la belleza son:

  1. el estrés
  2. la alimentación incorrecta
  3. la falta de ejercicio
  4. Ignorar que el cuerpo es la mejor farmacia (produce serotonina, dopamina y oxitocina, en las dosis necesarias y de manera gratuita)

De gusano a mariposa

Realmente todos podemos pasar de gusano a mariposa, de rana a príncipe. Morir a algo para renacer en otra cosa mejor o más bella mediante una metamorfosis que se inicia en nuestro pensamiento, a cualquier edad. Uno de los aspectos de la belleza interior consiste en tener la suficiente inteligencia emocional: motivarse a si mismo, aplazar la recompensa y mostrarse agradecidos por lo que somos y tenemos.

El miedo y la culpa nos contrae y nos envejece. La gratitud nos expande y frena el envejecimiento. La belleza es equilibrio interior y exterior. La belleza interior y la exterior no son incompatibles ni una más importante que la otra, pero hay que recordar que ambas existen y necesitan cuidados.

¿Es cierto que la arruga es bella?

A la belleza le ocurre lo que al amor, que evoluciona con la edad. El amor y la belleza juvenil es corta y deja paso a otro amor y otra belleza más pausada y serena, que no es mejor ni peor, es distinta pero más duradera. Empeñarse en prolongar la juventud es crear fantasías poco inteligentes y frustraciones que, de hecho, aceleran el envejecimiento.

Si desea mejorar su imagen o parecer más bella, mi recomendación es que empiece a actuar como si ya lo fuera. Visualice esa realidad. No somos lo que tenemos ni lo que hacemos. Somos lo que pensamos.

A nivel del cerebro la siempre buscada “fuente de la eterna juventud” es la serotonina y la dopamina, así como la oxitocina, que permiten experimentar el gozo y el placer y reconstruyen el cerebro.

Belleza externa: la piel

Una de las principales preocupaciones de las personas al acumular años de vida es el estado de su piel y recurren a cremas cuyo resultado es un perfecto engaño respecto a lo que anuncian. La Dra. Christiane Northrup afirma que para que la piel, tanto de la cara como la del resto del cuerpo, se vea más tersa y joven solo tenemos que mejorar la salud. De hecho la piel es un claro reflejo exterior de un estado de salud general interior. El deterioro de la piel se debe mayormente a la inflamación celular causada por un exceso de glucosa y de grasas trans en la alimentación, junto con un exceso de cortisol y epinefrina, las hormonas del estrés.

Dormir bien mejora la salud de la piel y el aspecto físico en general. ¿Se ha fijado en el significado del concepto “sueño reparador”, eso es, que repara.

Otro elemento importante es la producción de colágeno, una sustancia que mantiene el andamiaje profundo de la piel y que disminuye, no unicamente por la edad, sino por la acumulación de estrés crónico junto a una mala alimentación y las toxinas ambientales de las ciudades. Una dentadura completa y sana contribuye a la belleza, pero beber asiduamente cualquier bebida con azúcar contribuye a su deterioro.

Llevar el médico dentro

Nuestro cuerpo está muy bien diseñado y lleva un “médico” incorporado que se llama sistema inmune. Un sistema que se repara y se renueva óptimamente cuando somos felices.

Por: Javier González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *