LA MELATONINA.

La melatonina es una hormona que se produce en nuestro cerebro, sobre todo en la glándula pineal. Su función principal es controlar los ritmos circadianos, especialmente el ciclo de sueño-vigilia. La oscuridad estimula la producción de esta hormona, y el triptófano y la vitamina B6 son la materia prima que utiliza la glándula pineal para fabricarla.

La máxima producción de melatonina se da entre la 1 y las 5 de la mañana, permitiendo que nuestro cuerpo entre en una fase de sueño profundo y reparador, y dejamos de producirla cuando la luz empieza a filtrarse a través de nuestros párpados al amanecer.

La melatonina también contribuye a regular el sueño cuando se está estresado, durante los cambios estacionales e incluso cuando nos hacemos mayores.

Reconcíliate con el sueño

A medida que envejecemos, nuestro cerebro produce cada vez menos melatonina y nos cuesta más conciliar el sueño. Otros factores que también hacen que nos cueste más dormir son los cambios estacionales, el realizar trabajos nocturnos, hacer deporte a última hora y por supuesto el estrés pueden interferir haciendo que produzcamos menos melatonina y tengamos insomnio y nos cueste más regular el sueño.

Para resincronizar nuestro reloj interno y volver a recuperar el sueño, puede ayudarnos el tomar un suplemento de melatonina. El mejor momento para tomarlo es por la noche, entre 1 y 2 horas antes de acostarse y siempre a la misma hora. Su efecto empieza a notarse entre una y dos horas y medias después de su toma.

Uno de los puntos positivos de recurrir a la melatonina si nos cuesta recuperar el sueño, es que se elimina de modo natural de tal forma que al despertar por la mañana no quedan restos y estamos totalmente despejados.

¿Qué más hace la melatonina?

La melatonina puede ayudarnos en otras funciones, como las de ayudar a:

  •         Regular el sistema inmunitario.
  •         Aliviar la inflamación.
  •         Proteger de los radicales libres.
  •         Cuidar la salud cardiovascular.
  •         Regular la función de algunas hormonas.

La hormona de la juventud.

El hecho de que la producción de melatonina vaya descendiendo a medida que envejecemos, ha llevado a algunos investigadores como el Dr. Acuña Castroviejo del Departamento de Fisiología de la Universidad de Granada, a opinar que esta sustancia podría contribuir a neutralizar los efectos del envejecimiento y ayudar incrementar la longevidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *