TURISMO RURAL 

La aparición de nuevas necesidades de ocio, nuevas demandas en términos de productos y servicios, el propio incremento de la demanda mundial, la saturación de destinos tradicionales y la incorporación de otros, el querer conocer nuevos destinos, el fraccionamiento de las vacaciones, han beneficiado el desarrollo turístico en general y del Turismo Rural en particular (OMT)

Todos estos nuevos cambios en las necesidades del turista por querer conocer otro tipo de turismo diferente al de sol y playa, es cuando el turismo rural comienza a surgir de manera acelerada alrededor del mundo. Permitiendo se recuperen la economía de las localidades.

Un aspecto que sobresale en el cómo inicia la actividad turística rural, es el interés de los municipios y comunidades  de que a través de esta actividad se logre insertar la participación de la localidad en la prestación de servicios logrando de esta manera se vuelva a activar la economía de los destinos; no olviden que el turismo, si bien es una actividad relacionada con el ocio y la recreación, ante todo es una actividad económica.

El turismo rural permite dinamizar las actividades económicas tradicionales y valorizar las particularidades culturales locales, ofreciendo al mismo tiempo posibilidades de empleo a la población, con lo que se  ayuda a frenar el éxodo rural. (Cuesta, 1996

Es un turismo de bajo impacto ambiental y socio-cultural, facilita vivencias y experiencias que enriquecen el desarrollo de la personalidad, la recuperación del equilibrio físico y psicológico del turista, hace accesible la comprensión de la realidad de las comunidades anfitrionas mediante la convivencia auténtica y espontánea con sus anfitriones, así como una derrama económica que llegue más íntegra a los anfitriones.

En el turismo rural el turista se interesa en interactuar con la localidad para poder conocer más acerca de su estilo de vida y su cultura. Las actividades  se realizan en un espacio rural y  tienen como fin interactuar con la vida rural, conocer las tradiciones y la forma de vivir de la gente y los atractivos de la zona, brindar al turista la oportunidad de convivir con comunidades rurales para conocer y aprender otras formas de vida, en sus aspectos cotidianos, productivos y culturales, sensibilizándolo sobre el respeto y valor de la identidad cultural de las comunidades y pueblos”

En la actualidad desde una perspectiva tanto económica como social, el turismo es considerado como un instrumento de desarrollo, pero es el turismo rural el que está siendo impulsor de reactivar las economías de los espacios no urbanizados. El turismo rural atiende a las necesidades de los turistas actuales y de las regiones receptoras y al mismo tiempo protege y fomenta las oportunidades para el futuro; se concibe como una vía hacia la gestión de todos los recursos, de forma que puedan satisfacerse las necesidades económicas, sociales y estéticas, respetando al mismo tiempo la integridad cultural, los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los sistemas que sostienen la vida. 

Por: Mtra. Isabel Corona